Beneficios de la automatización industrial: eficiencia, calidad y más

automatización industrial cnc

La automatización industrial, una de las grandes tendencias en la industria moderna que está permitiendo escalar la producción, optimizar procesos y acelerar el desarrollo de las empresas. Esto es debido principalmente al vertiginoso ritmo de implantación de tecnologías disruptivas, como la inteligencia artificial y la robotización.

El uso de estas tecnologías conlleva asumir ciertos riesgos derivados de la rapidez de su evolución y desarrollo. Por ello, las empresas deben garantizar una implementación responsable prestando una atención prioritaria a aspectos como la gestión de la ciberseguridad, la protección de datos y el cumplimiento de la normativa, sujeta también a una evolución constante.

Introducción a la automatización industrial

La automatización industrial consiste en la instalación de máquinas y sistemas controlados automáticamente para realizar procesos productivos de manera autónoma y programada.

Entre otras ventajas, estos sistemas permiten sustituir, en mayor o menor grado, el trabajo manual por procesos automatizados, logrando importantes mejoras en la eficiencia, calidad, seguridad y flexibilidad.

Las tecnologías de automatización industrial utilizan recursos como robots, máquinas industriales automatizadas o sistemas autónomos, que funcionan gracias a la visión artificial, diversos tipos de sensores, sistemas de control y software especializado en la gestión de la producción, entre otras tecnologías.

Eficiencia en la automatización industrial

Aumentar la eficiencia de una línea de producción, por poner un ejemplo, es uno de los principales objetivos de la automatización industrial, aunque otros aspectos como la reducción de costes también son importantes.

Optimización de la producción

Los sistemas automatizados pueden funcionar de manera constante las 24 horas del día, y los 7 días de la semana, sin descansos ni interrupciones. Esta posibilidad permite maximizar el uso de los activos de producción y alcanzar niveles de productividad mucho más altos, aunque aumentando el gasto energético.

Los procesos automatizados también minimizan los errores humanos y reducen los tiempos de inactividad no planificados.

Reducción de costos operativos

Al sustituir el trabajo anteriormente realizado por operarios por sistemas automatizados, se logra reducir los costos laborales y otros gastos relacionados.

Además, la mayor eficiencia y productividad derivada de la automatización disminuye costos de energía, materia prima y mantenimiento por cada unidad producida. Esto impacta positivamente en la rentabilidad global de las empresas que la implementan.

Mejora de la calidad en la automatización industrial

El acelerado progreso de la tecnología, junto al esfuerzo de los inversores para desarrollar soluciones innovadoras aplicadas a la industria, son algunos de los factores que impulsan la mejora de la calidad de los sistemas de automatización industrial, también en  el sector de la metalurgia.

El despliegue a escala global de la inteligencia artificial, la robótica colaborativa o la analítica avanzada, está permitiendo rediseñar los procesos productivos de manera más segura y sostenible.

Sin embargo, estos cambios deben ir acompañados de políticas que faciliten la transición justa de los trabajadores, a través de la formación en nuevas competencias digitales y la redistribución del talento humano hacia otras funciones de mayor valor añadido.

Consistencia y precisión en la producción

Los sistemas automatizados realizan tareas de forma repetitiva y precisa, con una variabilidad notablemente menor que cuando el trabajo lo realizan las personas. Esto asegura que la fabricación de productos tenga una mayor uniformidad y consistencia, a la vez que se cumplen todas las garantías.

Control de calidad en tiempo real

Los sensores y sistemas de inspección permiten monitorear una gran cantidad de variables, críticas para el seguimiento del proceso en tiempo real. Las desviaciones, que se detectan rápidamente, permiten realizar ajustes para prevenir la producción de artículos defectuosos.

Seguridad en la automatización industrial

El aumento de la seguridad laboral es una de las mayores ventajas que se obtienen como resultado de utilizar automatismos. Estos avances comenzaron ya en la primera revolución industrial con las máquinas textiles, con la diferencia de que aquellos primeros automatismos no mejoraba la seguridad de los trabajadores, más bien la empeoraron.

Sin embargo, en la actualidad los trabajos más repetitivos y con mayor desgaste físico de los operarios se reemplazan por máquinas automáticas inteligentes, mejorando la salud a largo plazo de cientos de miles de empleados del tejido industrial.

Reducción de riesgos laborales

Al eliminar tareas peligrosas y la interacción directa de los trabajadores con maquinaria, se minimizan accidentes y enfermedades profesionales. Los entornos automatizados son intrínsecamente más seguros.

Los beneficios son más evidentes aún a largo plazo, con una reducción de enfermedades y lesiones resultado de exposiciones prolongadas a químicos o cargas elevadas de trabajo durante años.

Cumplimiento de normativas y regulaciones

Gracias a los automatismos se puede cumplir más fácilmente con las normas de seguridad, higiene y medioambiente. Por ejemplo, es especialmente útil para el manejo seguro de materiales peligrosos o evitar una mayor generación de residuos contaminantes por errores humanos.

Flexibilidad y adaptabilidad en la automatización industrial

Una de las ventajas clave de los sistemas de automatización industrial es que, a pesar de requerir cuantiosas inversiones iniciales, su diseño modular permite actualizaciones y la reconversión relativamente rápida y sencilla de las líneas para adaptarse con flexibilidad a cambios en los procesos productivos o la demanda de mercado.

Cambios rápidos y personalización de productos

Los sistemas automatizados se pueden reprogramar fácilmente para fabricar nuevos productos o incorporar cambios en el diseño. Esto permite responder ágilmente a las demandas del mercado, algo muy importante para mejorar la competitividad y el escalado de la empresa.

La infraestructura automatizada permite escalar la actividad industrial para atender aumentos en la demanda o abarcar más cuota de mercado. Además, la automatización prepara a las empresas para integrar las innovaciones que van a marcar el futuro, permitiendo competir en el mercado invirtiendo menos esfuerzo.

En conclusión, la automatización es una tendencia que se acerca rápidamente al desarrollo exponencial que experimentan las tecnologías disruptivas con las que opera, como la inteligencia artificial o la robótica. Por eso, está transformando el presente y el futuro de la producción industrial. Sus beneficios son abundantes, desde el aumento de la eficiencia y la productividad, hasta mejoras de los propios sistemas en la calidad, seguridad y capacidad de adaptación al cambio. Sin ninguna duda, las empresas que inviertan en automatización lograrán importantes ventajas a nivel productivo y competitivo.

CATEGORÍAS
Tabla de contenidos
ÚLTIMAS ENTRADAS
soldadura por puntos
Tecnología
Soldadura por puntos – Una guía completa

La soldadura por puntos se ha convertido en una de las más utilizadas en una industria cada vez más automatizada. Esto se debe a muchas razones, entre las cuales se cuentan su alta eficacia, rapidez y eficiencia.

Leer más »
CONTÁCTANOS
Bericht