Oxicorte: la revolución en el corte de metales

oxicorte

El oxicorte es un método de corte de metales que supuso una revolución para la industria metalúrgica desde su invención a principios del siglo XX hasta nuestros días. Es apreciado, entre otras ventajas, por su capacidad para cortar metales gruesos, su facilidad de uso o su gran versatilidad.

Sin duda, merece la pena conocer en qué consiste esta técnica industrial tan utilizada y cuáles son sus aplicaciones más destacadas.

¿Qué es el oxicorte?

El oxicorte industrial consiste en proyectar un chorro de oxígeno puro a alta presión sobre el material a cortar previamente precalentado con una llama de oxi-combustible. Esta llama inicial calienta la zona de corte hasta alcanzar la temperatura de ignición del metal, entre 700-900 grados centígrados, dependiendo del material.

Una vez calentado, el chorro de oxígeno reacciona de forma muy exotérmica con el metal fundiéndose y expulsando los restos fundidos, generando así el corte. Para ello se utiliza un soplete oxicorte que permite regular de forma precisa los caudales de oxígeno y gas combustible.

Los gases empleados suelen ser oxígeno y acetileno, aunque también se pueden usar propano, gas natural e hidrógeno. La presión de trabajo típica para el oxígeno está entre 2 y 4 bar, mientras que para el combustible varía de 0,1 a 1 bar. El uso de oxígeno a alta presión permite alcanzar temperaturas muy elevadas, del orden de 3000-4000°C.

Esta técnica permite realizar cortes y ranurados en materiales metálicos como el acero, el acero inoxidable, el aluminio, el cobre o el latón.

Ventajas del oxicorte en la industria

El corte por oxicorte presenta múltiples ventajas frente a otros métodos como el corte por plasma o láser.

  • En primer lugar, requiere de equipos sencillos y económicos.
  • Además, proporciona cortes de gran calidad con menor aporte térmico y deformaciones.
  • También permite realizar cortes inclinados y curvos con facilidad.
  • Es apto para todo tipo de aceros y espesores, incluso muy gruesos de hasta 300 mm.
  • No precisa de gases costosos como el nitrógeno o el argón.
  • Al usar gases, no depende de la electricidad.
  • El equipo sirve para otras funciones como el biselado, el ranurado y el calentamiento de metales.

Por todo ello, el oxicorte es el método de elección en un amplio abanico de aplicaciones industriales, desde la construcción de estructuras pesadas hasta la fabricación de piezas más delicadas.

La posibilidad de automatizar el proceso aumenta aún más su eficiencia, permitiendo una producción en masa ágil, precisa y de alta calidad.

También es destacable su adaptabilidad para realizar cortes en sitio en emplazamientos de difícil acceso.

Sectores que se benefician del oxicorte

Esta técnica de más de 100 años de historia se utiliza en múltiples sectores como la construcción naval y metalúrgica, la fabricación de calderas y tanques, la fabricación de generadores de energía eólica, tuberías, componentes de automoción o en la carpintería metálica, entre otros muchos.

Destaca su uso en la ingeniería civil para fabricar vigas, pilares y otras estructuras metálicas.

También es útil en el mantenimiento industrial, para reparar o modificar equipos y componentes. Y su adaptabilidad y bajo coste permite aplicarlo desde grandes factorías hasta talleres pequeños de forma rentable.

Otros sectores que emplean habitualmente el oxicorte son la minería, donde se utiliza tanto sobre como bajo tierra para fabricar soportes, accesos y equipos.

La industria ferroviaria se beneficia de esta técnica para fabricar material móvil, vías e instalaciones.

Por su parte, en el sector energético y petroquímico es utilizada para construir y mantener tanques, reactores, turbinas, etc.

Precauciones y mantenimiento en el oxicorte

A pesar de sus ventajas, deben tomarse ciertas precauciones de seguridad en el oxicorte.

Durante el proceso se pueden generar gases perjudiciales como el óxido de nitrógeno y se pueden liberar partículas que si son inhaladas por los trabajadores pueden causar problemas de salud a largo plazo. Además, la alta temperatura de la llama puede suponer un peligro.

Por todo ello, es crucial una protección adecuada contra proyecciones e incendios para los operarios. Se requiere de equipos EPIs, como gafas de seguridad, pantallas faciales, guantes, mandil y polainas ignífugos, entre otros.

Además se precisa una buena ventilación del área de trabajo para evitar la acumulación de humos metálicos. Otras medidas son disponer de un extintor cercano y comprobar que no existen materiales inflamables en las proximidades.

El mantenimiento periódico de los equipos de oxicorte es fundamental para un funcionamiento fiable y lograr prolongar su vida útil. Es importante verificar las mangueras, válvulas y conexiones, así como calibrar boquillas y antorchas. Los filtros de las botellas de gases deben limpiarse o sustituirse cuando sea necesario.

Con un uso y cuidado adecuados, el equipo de oxicorte ofrece un rendimiento óptimo durante años. Un mantenimiento riguroso redunda en mayor productividad y evita costosas averías o reparaciones.

 

 

CATEGORÍAS
Tabla de contenidos
ÚLTIMAS ENTRADAS
soldadura por puntos
Tecnología
Soldadura por puntos – Una guía completa

La soldadura por puntos se ha convertido en una de las más utilizadas en una industria cada vez más automatizada. Esto se debe a muchas razones, entre las cuales se cuentan su alta eficacia, rapidez y eficiencia.

Leer más »
CONTÁCTANOS
Bericht